INSTITUTO TECNOLÓGICO DEL FUEGO®

 

 

 

 

RISK NEWS 
NUMERO 1

 Fuego destruye depósito de Nestlé en el ABC

 

Cuadro de texto:  
Albino de Melo/AE – 24/09/2001
Incendio destruyó depósito de Nestlé en São Bernardo del Campo, en el Gran São Paulo.
El  incendio comenzó a las 12:20 hrs. del día lunes 24 de septiembre del 2001, y en su inicio los propios funcionarios intentaron contener el fuego sin éxito. El Cuerpo de Bomberos fue llamado a las 12:32.hrs., llegando al depósito a las 12:40 hrs.

El tránsito de las principales vías de acceso al depósito fue bloqueado por una multitud de curiosos y algunos familiares de los funcionarios de Nestlé, quienes concurrieron al local tras conocer la noticia.

Desde fuera, se podía observar el humo y las llamas que tomaban cuenta del edificio. Alrededor de las 15hrs. las lenguas de fuego ya alcanzaban los 30 mts. de altura.

 

Derrumbe parcial del depósito

De los 45.000 mts2 de área del depósito de la empresa, cerca de 20.000 mts2 fueron alcanzados por el fuego, cayendo parte de la estructura metálica del edificio sobre las cajas de leche, chocolates, dulces, galletas y otros alimentos. Las llamas alcanzaron los 30 metros de altura.

El humo negro podía observarse a kilómetros de distancia.

 

Causa

La causa más probable del accidente habría sido un cortocircuito en los cables del techo de un galpón, donde eran almacenados los llamados productos secos, como galletas y chocolates.

Algunos funcionarios que lograron salir de la empresa dijeron que el fuego comenzó en el techo. Existe la sospecha de que un cortocircuito haya originado las llamas. Otros funcionarios llegaron a decir que una máquina apiladora habría explotado, dando origen al incendio. La información no fue confirmada por los bomberos.


Carga de incendio:

El incendio en el centro de distribución quemó13 mil toneladas de chocolates, galletas, sopas y caldos. Las áreas que contenían helados y productos refrigerados en él fueron alcanzados por el fuego.

Según el Cuerpo de Bomberos, el fuego alcanzó a 800 grados, provocando incluso, la desintegración de los vidrios. Además la existencia de gran cantidad de papeles, y grasa de los chocolates dificultaron el trabajo del Cuerpo de Bomberos.

“Había mucho chocolate en polvo almacenado en tarros, los cuales se demoraban para entrar en combustión, pero no dejaban de quemarse debido a la grasa”, dijo el coronel Wagner Ferrari, comandante del Cuerpo de Bomberos del Estado de São Paulo. Según Ferrari, eso iniciaría siempre nuevos focos de incendio.

 

Víctimas:

Dos funcionarios resultaron intoxicados por el humo siendo atendidos en un puesto de salud de São Bernardo del Campo. Dos bomberos se encontraban desaparecidos.

Cuerpo de Bomberos y otros auxilios

Cuadro de texto:  
Futura Press-La vista aérea del fuego en el depósito

Para combatir las llamas, fueron movilizados por lo menos 420 personas (entre bomberos, funcionarios de la Prefectura, guardias municipales, policías civiles y militares, además de guardias particulares), 23 carros del Cuerpo de Bomberos y 15 camiones estanques.

 

La prefectura de São Bernardo del Campo dispuso 190 hombres. Los Policías Militares se encargaron de aislar las calles cercanas al galpón. El trabajo contó con el refuerzo de camiones estanques de São Bernardo del Campo, de ciudades vecinas y de empresas particulares.

Al combate del fuego se sumaron además órganos municipales y estatales con el apoyo de otras empresas. La SSU (Secretaria de Servicios Urbanos) de São Bernardo activó el PAM (Plan de Acción de Emergencia), el que está conformado por las ocho mayores empresas de la ciudad, tales como Volkswagen y Basf.

“Los funcionarios del área de seguridad de esas empresas quedan disponibles, y son movilizados en caso de alguna emergencia, como en este incendio”, explicó el secretario de la SSU, Gilberto Frigo. La Empresa Nestlé, no forma parte de las ocho empresas que componen este grupo.

 

Fallas de Nestlé dificultan el control del fuego

El coronel Ferrari consideró que existió una demora en la llamada hecha a los bomberos, y dijo que debería haber sido realizada apenas el incendio fue detectado. Para él, la demora de 12 minutos dificultó el control de las llamas

El comandante de los bomberos evalúo que el procedimiento adoptado por Nestlé, desde el inicio del incendio fue “incorrecto”. El primer error fue el hecho de que los propios funcionarios hayan intentado contener el fuego apenas con los extintores. “En casos como éste, el extintor es insignificante”, afirmó Ferrari.

Enseguida, la empresa habría determinado que los funcionarios permanecieran en el lugar para retirar las mercaderías, para evitar que el fuego se expandiera. “No podían haber hecho eso, deberían haber evacuado el local inmediatamente y no permanecer así expuestos al peligro.”

El auxiliar de almacén Fernandes Nunes, 21 años, que se encuentra próximo al local en que comenzó el fuego, confirmó que los funcionarios improvisaron una “fuerza de tarea”. También dijo que del lado opuesto al lugar donde se inició el incendio, habían balones de gas almacenados. “Esas fueron las primeras cosas que nosotros retiramos”.

El funcionario L.J.C, quien trabajaba en el galpón destruido y no quiso identificarse por miedo a perder su empleo, afirmó que ellos sólo dejaron el local cuando los directores informaron que el fuego no podría ser controlado. “Cuando los encargados vieron que no lograríamos controlar el fuego, nos ordenaron salir”, dijo el funcionario.

 

Deficiencias en el sistema de combate contra incendios

El coronel Ferrari constató que existieron fallas en el sistema de hidrantes de Nestlé. La Brigada de Incendios de la empresa empezó a combatir el incendio antes de que los bomberos llegaran, pero las mangueras no tenían la presión suficiente para lanzar el agua a una altura de hasta 15 metros.

Ese problema habría perjudicado el combate inicial al fuego, efectuado por la brigada de incendios de Nestlé.

El Coronel Orlando Rodrigues de Camargo Filho, quien también participó de los trabajos, informó que la causa de la falta de presión debe haber sido debido al rompimiento de la red de hidratantes, y luego la caída de gran parte del techo del depósito.

El agua de las mangueras tenía un alcance máximo de 3 metros. Las llamas sólo pudieron ser combatidas con la presión necesaria a partir de la llegada de los bomberos.

El agua de los camiones estanques era insuficiente y los vehículos tenían que salir a cada momento para reabastecerce. La vecina Facultad de Ingeniería Industrial (FEI) cedió agua.

 

Dificultad en el combate del incendio

El comandante del Cuerpo de Bomberos del Estado de São Paulo, Wagner Ferrari, criticó los problemas estructurales de la Empresa Nestlé.

“Ya es hora que empresarios y autoridades tomen conciencia de que la normalización de las reglas básicas de seguridad no son una cuestión de exigencia, pero sí una postura necesaria como ciudadanos, y en la cual muchas personas están involucradas”, complementó.

Según Ferrari, varios problemas colaboraron para que la expansión del incendio tomara proporciones asustadoras.

La gran cantidad de material almacenado en el depósito, por ejemplo, impidió que el fuego fuera controlado con mayor facilidad.

En algunos puntos del galpón, las rumas con productos alcanzaban los 12 mts. de altura. Él también cuestiono el trabajo de la brigada de incendios de la empresa, debido a la demora para llamar a los bomberos y la rápida caída de la estructura del depósito.

Otro factor considerado por el Coronel Orlando Rodrigues Camargo, fue que la falta de la red de hidrantes de la empresa pudo haber sido causada por un “colapso” en la estructura del edificio.

Según él, con la caída de la estructura de hierro del techo, la red de hidrantes resulto destruida, y eso imposibilito la llegada del agua a los locales incendiados. “El techo cayó sobre la red de hidrantes. Yo observé varios lugares destruidos”, afirmó.

Camargo no supo afirmar si la protección al sistema de hidrantes es una norma técnica obligatoria. La falla en ese sistema fue considerada por el Coronel Ferrari como uno de los principales factores para la propagación del incendio. El recordó que, mientras las llamas alcanzaban hasta 30 mts. de altura, el agua sólo llegaba a tres metros de altura.

 

Irregularidad en el Auto de Inspección

El Cuerpo de Bomberos identificó una irregularidad administrativa en la Empresa Nestlé, en razón de que la empresa no tenía actualizado el Auto de Inspección de la corporación, el que debe ser renovado cada dos años.

El informe de inspección hecho por el Cuerpo de Bomberos en el depósito de distribución de la Empresa Nestlé en la carretera de Alvarenga, en São Bernardo del Campo (Gran São Paulo), estaba vencido hace dos años. La última inspección al local, fue realizada en marzo de 1999, teniendo una validez de 180 días.

Durante la inspección son verificados los equipos de combate contra incendios (hidrantes y extintores), el sistema de alarma de incendios, y la iluminación de emergencia, las rutas de escape y la presión en el sistema de hidrantes.

La inspección actualizada podría haber evitado posibles fallas detectadas por el Coronel Ferrari, en el sistema de bombeo del sistema de hidrantes de la Empresa Nestlé, el que fue utilizado por la Brigada de Incendios de la empresa cuando el fuego fue detectado, a las 12 hrs.

Según el Coronel, el galpón de la empresa tiene 12 metros de altura, pero la presión en el sistema de hidrantes levantaba agua hasta sólo 3 metros, siendo que el fuego comenzó por el techo. "Si no fuera por la falta de presión en el sistema, tal vez no hubiéramos perdido el control del incendio."

La inspección de los bomberos, prevista por Decreto Estatal de 1993, debe ser realizada cada dos años. Para que ocurra, es necesario una solicitud de la empresa, lo que en el caso de Nestlé no habría ocurrido.

El coronel Ferrari afirma que la fiscalización del documento es responsabilidad de la prefectura.

Nestlé informó que su sistema de seguridad está de acuerdo con las "normas para el tipo de actividad que ejerce, y para las dimensiones del local".

 

Funcionarios retiran materiales

Funcionarios de Nestlé regresaron este martes (25.09) al centro de distribución, y retiraron equipos y productos que no fueron afectados por el incendio, y materiales que aún podrían ayudar a propagar el incendio.

El mismo procedimiento había sido adoptado el día en que el fuego afectó una buena parte del galpón, el lunes. La empresa niega haber orientado a los empleados a retirar el material cuando empezó el accidente.

El día del incendio varios productos que estaban almacenados en el lugar y que no fueron afectados, fueron removidos para áreas en las cuales no correrían el riesgo de ser alcanzadas por el fuego.

Además de eso, según un conductor – quién no quiso identificarse, y que presta servicios de entregas para la empresa, con contrato tercerizado, manifestó que cinco camiones fueron usados para transportar materiales de escritorio a partir del momento en que las llamas comenzaron a afectar los 40 mil m² del galpón.

“En 15 minutos, yo y varios otros funcionarios cargamos los cinco camiones con aparatos de fax, computadores, papeles y otros materiales de oficina. El material fue colocado en los camiones y llevado  lejos del galpón, pero dentro del mismo terreno”, afirmó.

De acuerdo con el conductor, las orientaciones para la retirada de los productos y de los accesorios de escritorio partieron del área de transporte de la empresa. Pero el no supo identificar al responsable de la orden.

“Agarró fuego muy rápido. Sin embargo, así mismo, nosotros salvamos varios equipos que estaban en algunas de las oficinas que existían en el galpón”, manifiesta el conductor que trabaja hace dos años para la empresa.

Nestlé negó por medio de su asesoría de prensa, el que hubiera orientado a los funcionarios a retirar alimentos o materiales de oficina del lugar del incendio.

De acuerdo con el comunicado divulgado este martes, los funcionarios intentaron salvar los equipos, accesorios y productos “voluntariamente”. La empresa informó que cuando la actitud fue percibida, ellos fueron obligados a dejar el local y a seguir orientaciones de la brigada de incendios.

 

Plan de Emergencia de Nestlé

Nestlé ya reprogramó su esquema de distribución y, según su Asesoría de Prensa, está lejos el riesgo de desabastecimiento.

 A partir de ayer (25.09.01), la distribución para las regiones atendidas por el centro afectado por el fuego paso a ser efectuada por los CDs de Cordeirópolis, al interior del Estado de São Paulo, y el de Recife (Pernambuco).

 El primero es el mayor depósito de América Latina, con capacidad de almacenamiento de 3,2 millones de cajas y una área construida de 66,3 mil metros cuadrados. La Asesoría de Prensa no supo informar si la Nestlé va construir un nuevo centro en São Bernardo del Campo.

 

Centro de Distribución

Con una área de 40 mil m², el CD (Centro de Distribución) de Nestlé, localizado en São Bernardo, almacena 25 mil toneladas de productos. Es uno de los tres CDs de al empresa, el segundo en importancia y el responsable por el abastecimiento del Gran São Paulo y de la región Sur del país.

 Es considerado de gran importancia estratégica y de la logística para la industria de alimentos, que mantienen el liderazgo del mercado, principalmente debido a su ubicación. los otros dos CDs se ubican en Cordeirópolis (interior de São Paulo) y Recife (PE). El edificio fue inaugurado en 1978.

 Según un comunicado de la empresa, el abastecimiento de productos no deberá verse afectado. Las regiones atendidas por el centro de distribución de São Bernardo pasarán a ser atendidas por otras unidades

 

Ampliación del Centro de Distribución

Hace cerca de un mes, el presidente de Nestlé, Ivan Fábio Zurita, anunció la inversión de US$ 4.2 millones para la ampliación física del centro: expansión para los 50 mil m², la que debería iniciarse durante el primer semestre del próximo año.

 Según Zurita, la ampliación aumentaría el volumen operado y aprovecharía las facilidades que deberán surgir luego después del término de la construcción del anillo vial, que va a cruzar la vía Anchieta. “El Anillo pasará por el lado del centro, y contribuirá mucho a nuestros negocios”, afirmó Zurita en la ocasión.

 El mercado de consumo del Gran ABC es considerado como muy importante por la empresa. Según el presidente de la multinacional, la región responde por el 10% de todo el volumen de ventas realizado en el país. En un comunicado oficial, emitido el día lunes, la empresa informó que el abastecimiento no se verá perjudicado.

 

Funcionarios

Cerca de 300 personas trabajan en el local, siendo 70 de ellas en el galpón en el cual se inicio el incendio, durante el cambio de turno.

 

Comunicado de Nestlé

En un comunicado oficial, Nestlé informó que el fuego afectó el 50% de los 45 mil metros cuadrados del centro. Nestlé además estableció que ninguno de los 300 funcionarios del depósito resultó herido.

 Cerca de 13 mil toneladas de chocolates, galletas, sopas y caldos resultaron quemados. La administración y áreas que contenían los refrigerados y los helados, no fueron afectadas.

 El centro funcionaba desde 1978, con una capacidad de almacenaje de 25 mil toneladas de productos. El abastecimiento no debería verse comprometido, ya que la empresa dispone de otras unidades de distribución, las que deben suplir la demanda.

 Nestlé informó también que no orientó a los funcionarios para rescatar mercaderia, y que puso a disposición varias líneas telefónicas dentro del edificio para que los funcionarios se contactaran con sus familiares.Según la empresa, los perjuicios aún no fueron calculados y las causas serán investigadas.

 

Estimativa de perjuicios : US$ 37 millones

El incendio que destruyó más de la mitad de los 45 mil metros cuadrados del Centro de Distribución (CD) de la Nestlé, en el barrio Assunção, en São Bernardo del Campo, Gran São Paulo, causo perjuicios que sobrepasan la cifra de US$ 37 millones El depósito, inaugurado en 1978, abastecía al Gran São Paulo y a la  Región Sur del País y es el 2º mayor de la empresa, con una capacidad de almacenamiento de 25 mil toneladas.

 

Investigación policial

El delegado Carlos Eduardo de Vasconcelos, del 3º DP de São Bernardo, dirigirá las investigaciones que van a ayudar a buscar las causas del incendio. Según él, sólo después de asegurarse de que no hayan nuevos brotes de fuego, los peritos del Instituto de Criminalística podrán inspeccionar el local.

 

Fue el mayor incendio del año en el  Estado

El incendio ocurrido en el Centro de Distribución de Nestlé, en la carretera de los Alvarengas, en São Bernardo, es el mayor registrado este año en el Estado de São Paulo, de acuerdo con la evaluación del Coronel Wagner Ferrari, quien además dijo que en ningún otro caso, el fuego había causado una destrucción tan grande y en que el combate a éste tomara tanto tiempo.

 “Tuvimos casos de grandes proporciones en favelas, debido a las precarias instalaciones de la red eléctrica, pero ninguno de ellos alcanzó las proporciones del caso de hoy”, afirmó el Coronel.

 Ferrari comparó el incendio Nestlé con el de la favela Heliópolis, en el barrio Heliópolis, zona Sur de São Paulo, ocurrido el día 17 de junio de 1996. En aquella ocasión, el fuego destruyó un edificio semiconstruido, cerca de 20 casas y mató a cuatro personas. “En tamaño del área afectada y grado de dificultad en el combate, encuentro que las proporciones son las mismas”, afirmó.

 Incendio en depósito de Nestlé está controlado, según  los bomberos

El incendio en el depósito de Nestlé en São Bernardo del Campo, en el Gran São Paulo, está controlado, según los bomberos.

 Sin embargo, conforme piensa Gilberto Frigo, presidente de la Defensa Civil y Secretário de Servicios Urbanos de São Bernardo, el fuego "aún es fuerte".

 "Las llamas aún son bastante fuertes bajo los escombros del galpón. Existe una gran cantidad de escombros y fierros retorcidos", dice. Apesar de que el fuego aún es intenso, los bomberos lograron aislar las llamas.

 Dos bomberos están desaparecidos, son del 8º Grupo. "Ellos pertenecen a uno de los primeros equipos que entraron en el pabellón que se derrumbó después de haber sido consumido por el fuego. No hay nada confirmado todavía", afirmó.

 

Focos de fuego persisten   

Tres días después del inicio del incendio, el que aún consume el depósito de Nestlé en São Bernardo, las dificultades para terminar con el fuego y encontrar los cuerpos de los dos bomberos desaparecidos continúan.

 Después de las previsiones iniciales, las que no se concretaron, el Cuerpo de Bomberos estimó este miércoles, que, por lo menos hasta el día viernes,  cuatro días después del inicio del fuego, las llamas no terminarán. La eliminación total del riesgo de que el incendio rebrote, sólo debe ocurrir en 15 días, cuando los escombros sean retirados totalmente.

 Varios focos de incendio continuaban este miércoles en la parte central del depósito y provocaban mucho humo en las proximidades del local por culpa del viento que afectó a la región durante todo el día. Las llamas ya no son visibles, pero continúan bajo las pilas de productos que alcanzan hasta los 8 mts. de altura.

 El coronel del Cuerpo de Bomberos Orlando Rodrigues Camargo Filho, responsable por la operación, dijo que una  de las mayores dificultades para acabar con el fuego, fue el hecho de que el agua no alcanzara las llamas. “Las latas y otros escombros están reteniendo el agua, la que no logra llegar al fuego”, afirmó. Además  de eso, las grasas de los alimentos contribuyen para mantener la combustión.

 Hasta este miércoles, tampoco habían previsiones para descubrir los cuerpos o indicios materiales que comprueben las muertes de los dos bomberos. Los bomberos iniciaron los trabajos de remoción de  escombros en el centro del galpón, lugar donde el sargento Alail Alves Benício, 51 años, y el teniente Carlos Alberto Teixeira, 43, fueron vistos por última vez.

 

Vecindad

Los vecinos del Centro de Distribución de Nestlé en São Bernardo han sufrido desde el lunes con la gran cantidad de humo del incendio que afectó al depósito. Irritaciones en los ojos y en la garganta, además de la falta de aire son los principales síntomas presentados por los vecinos.

  

El problema llegó a tal punto que algunos establecimientos comerciales cerraron sus puertas. Ayer pusieron carteles para explicar el motivo, y varias familias con niños dejaron las residencias.

El problema afectó a los residentes después de la lluvia del martes.

 El coronel del Cuerpo de Bomberos Orlando Rodrigues Camargo Filho, responsable por la operación en el depósito, afirmó que la ausencia de viento ha hecho que el humo se concentre en la superficie, como una especie de niebla. Además garantizó que no es tóxico, pero recomendó que las personas con problemas respiratorios dejen el lugar.

 

Llamas continúan en Nestlé

Cuadro de texto:  
Futura Press - Los bomberos tentan controlar el fuego en el depósito

Los focos de llamas en el centro de distribución de alimentos de Nestlé, en São Bernardo del campo, deberían estar extinguidos sólo mañana (27.09) y la limpieza de escombros deberá ser finalizada en un plazo de 10 a 15 días.

Esta es la previsión del coronel Orlando Rodrigues de Camargo Filho, Jefe del Departamento de Operaciones Especiales del Cuerpo de Bomberos de la capital, quien comandó ayer los trabajos de combate al incendio iniciado el día lunes.

Aún había fuego y humo en el depósito. De dos rumas de escombros retirados de dentro del galpón y ubicados en la parte externa también surgieron llamaradas y mucho humo.

Al interior del depósito, los focos de llamas estaban localizados bajo las pilas de escombros de hasta 6 metros de altura. Fue lo que quedó de estanterías y cajas de alimentos. Materiales prensados dificultaban la entrada del agua a las partes inferiores de las pilas de escombros.

Sin embargo, el Cuerpo de Bomberos no cree en el riesgo de que las llamas vuelvan a crecer en una proporción descontrolada.  El retiro de los escombros es realizada con retroescavadoras y grúas. Existen dificultades operacionales.

 Camargo Filho dijo que el humo no es tóxico, pero recomendó que las personas con problemas respiratorios y que habitaran próximas al depósito, debieran alejarse del sector.

 

Operación limpieza de restos

El Cuerpo de Bomberos informó que los últimos focos de fuego fueron extinguidos durante la madrugada de este jueves (27.09)  y que ahora están realizando la operación de limpieza de restos para evitar nuevas inflamaciones. Las causas del incendio, aún son desconocidas, pero están siendo investigadas.

 

Muertes:

Fueron descubiertos los cuerpos de los 2 bomberos desaparecidos. Ellos probablemente murieron intoxicados por el humo en el depósito. Fueron encontrados ayer (27.09) , a las 16:30hrs,

 Los cuerpos no estaban carbonizados. Para el Comandante del Cuerpo de Bomberos del Estado, Coronel Wagner Ferrari, los dos murieron intoxicados a causa del humo.

 Junto a los cuerpos había una manguera. Ellos estaban al fondo de un depósito de chocolate de 30 metros de ancho por 60 metros de largo y 8 de altura. El local tenía dos puertas (de 2 metros de ancho por 3 de altura) y los cuerpos se encontraban lejos de ellas.

 

Balance del incendio

La destrucción fue mayor que al 50% de los divulgados anteriormente. El área afectada es de aproximadamente 30 mil m², o sea cerca de dos tercios del depósito de 45 mil m².

 Se emplearon cerca de 6 millones de litros de agua en el combate al fuego, y 226 hombres continuaron trabajando en el lugar, con 27 carros bombas, nueve retroescavadoras y 10 camiones estanques.

  

Periodísta Responsable:  Vera Eunice D’Ângelo – Email: veradangelo@uol.com.br

 

VOLVER..................................................................................................................

Enviar correo electrónico a info@itfuego,com , con preguntas o  comentarios sobre este sitio Web.
Copyright © 2000/ 2014 -itfuego.com- I.T.F - Instituto Tecnológico del Fuego. Todos los derechos reservados