INSTITUTO TECNOLÓGICO DEL FUEGO®

 

 

 

¿Cuándo actuarán los drones contra el fuego?

Varios técnicos inspeccionan un avión no tripulado anfibio. | EM

Varios técnicos inspeccionan un avión no tripulado anfibio. | EM

bulletLas aeronaves no tripuladas esperan cambios para actuar contra incendios
bulletEn Andalucía se ubicarán dos centros de experimentaciones de drones
bulletTrabajan en artefactos a control remoto y en otros capaces de llevar agua

 

Hace tiempo que dejó de verse como un proyecto de ciencia ficción, pero tarda en plasmarse en una realidad. Los drones, aviones no tripulados, son objeto de debate ético por su intervención en acciones bélicas o de espionaje, pero alguno de sus usos civiles en que su intervención puede ser más apreciada, como la lucha contra los incendios forestales, tarda en convertirse en una realidad. Y es urgente porque cada año quedan arrasadas unas 150.000 hectáreas por el fuego en España.

Se calcula que con el uso de drones costaría cinco veces menos sofocar un incendio, pero en España aún no se utilizan porque no se ha regulado legalmente su uso. El gobierno de España ultima una ley para el uso civil de los drones, pero su situación es alegal pese a que están proliferando las empresas que apuestan por su construcción. Sin embargo, cuando el fuego arrecia cerca pueblos y bosques es inevitable pensar en que el uso de los aviones o helicópteros no tripulados podrían ser de gran ayuda.

Para empezar hay que tener en cuenta que entre los aviones no tripulados hay distintos tipos de aparatos. Desde los aviones pequeños, casi propios del deporte del aeromodelismo, cuyas funciones son aplicables a la vigilancia del monte, la detección de algún foco de incendio o incluso el seguimiento de presuntos pirómanos, como los cuadricópteros, hasta las aeronaves capaces de combatir directamente el fuego llegando donde no pueden alcanzar las personas sin correr peligro sus vidas y cargando o descargando agua o productos para apagar las llamas.

Evidentemente hay más camino andado en el primer tipo de 'dron' que en el segundo. Sin embargo, no dejan de surgir proyectos e iniciativas para impulsar estas aeronaves para uso civil, un negocio que se calcula que puede alcanzar los 67.000 millones de euros a nivel mundial en diez años.

Otra cuestión es la aplicación real sobre el terreno. Desde los organismos responsables de vigilar el medio forestal y combatir los incendios, incluido el propio Ministerio de Agricultura o el de Defensa (sobre todo a petición de la UME), se han interesado por el uso de estos aviones y organizan demostraciones con las empresas que desarrollan estos artilugios. Incluso se está trabajando en un prototipo de avión solar no tripulado para luchar contra el fuego por el que Cruz Roja ya ha mostrado interés.

Concretamente en Andalucía, el Infoca intentó el año pasado probar algunos aparatos, de pequeño tamaño y para tareas de vigilancia, con motivo del gran incendio de Coín y la zona cercana a la Costa del Sol.

Se intentaba aprovechar la noche para conocer la evolución del fuego, según explica un portavoz, pero se encontraron con que los aparatos no pudieron ni despegar porque para las pruebas necesitaban que no hubiera tráfico aéreo y eso era imposible, más aún teniendo en cuenta la zona tan concurrida de vuelos domésticos e intercontinentales. No se descarta nuevas pruebas este año.

Eso sí, hay que tener en cuenta que antes de que se autorice su uso en la vida civil hay que solucionar un problema legal ya que el uso de los drones para grabar imágenes en lugares inaccesibles puede atentar contra la intimidad de las personas, aunque ya sabemos que las cámaras de seguridad que se instalan en la vía pública han sorteado esa cuestión.

Varios proyectos

En España existen diferentes proyectos de drones orientados a la lucha contra los incendios. Las empresas españolas Nitrofirex o Flightech cuentan proyectos para conseguir vehículos que permiten operar por la noche, cuando los aviones de extinción con tripulación humana no pueden volar. La detección de pirómanos tanto de díaa como de noche a casi dos kilómetros de distancia es una de las capacidades de los drones diseñados.

También Singular Aircraft cuenta con un prototipo de avión anfibio no tripulado en fase de desarrollo, el SA03, que puede ser utilizado tanto en operaciones civiles como militares. Se trata ya de un aparato de gran tamaño que puede transportar 2.000 kilos, operar en flota y lanzar otros tantos litros de agua por minuto con la precisión de un GPS, según dicen sus promotores.

De la próxima partida de UAV (las siglas en inglés de Unmanned Aerial Vehicle) que adquirirá el Ejército Español, varios aparatos irán destinados a la Unidad Militar de Emergencias. Se tratará presumiblemente de aviones de pequeño tamaño del modelo RQ-11 Raven de fabricación americana con un precio que ronda los 35.000 dólares por unidad, un modelo de uso muy extendido en el Ejército de los Estados Unidos.

La misión de estas aeronaves será la de realizar vigilancias nocturnas para controlar el comportamiento de los incendios por las noches. Sin embargo, la gran cantidad de aviones y helicópteros que se encuentran en el espacio aéreo próximo a los incendios hace que, casi con total seguridad, los UAV solo podrán volar cuando los otros aparatos ya hayan aterrizado.

Experimentos andaluces

En la provincia de Jaén, concretamente en la localidad de Villacarrillo se está construyendo el Centro de Vuelos Experimentales con Aviones no Tripulados Atlas -Air Traffic Laboratory for Advanced unmanned Systems-, el primer centro de España dedicado í­ntegramente a la experimentación con tecnologí­as y sistemas de aviones no tripulados (UAS o Unmanned Aircraft System) ligeros, que estará en funcionamiento a finales de este año.

Este centro, que se considera que será una de las instalaciones mejor equipadas tecnológicamente en Europa para ensayos con este tipo de aeronaves es una iniciativa estratégica para el sector aeronáutico andaluz.

Se trata de una instalación impulsada por la Junta de Andalucí­a, a través del Centro Avanzado de Tecnologí­as Aeroespaciales (Catec) y de la Fundación Andaluza por el Desarrollo Aeroespacial (FADA), con el fin de ofrecer al mercado aeronáutico internacional una instalación cientí­fico-tecnológica donde poder ejecutar ensayos y validaciones tecnológicas de UAS de tipo pequeño y medio.

Esta oferta se completa con otro centro de experimentación de aviones no tripulados, CEUS, que se ubicará en el término municipal de El Arenosillo, en la provincia de Huelva destinado a ensayos con aviones no tripulados de grandes dimensiones, que será también único en Europa por su dotación tecnológica.

Ya hay potentes empresas que apuestan por los drones. Endesa presentó hace meses los drones o multicópteros desarrollados por la propia compañí­a y una empresa especializada en termografí­a como principal novedad del plan de este año de la compañí­a dedicado a la prevención de incendios, al que se destinan 27,5 millones de euros en las tareas de gestión forestal y revisión de las í­neas, con 160 operarios implicados.

 

http://www.elmundo.es/elmundo/2013/08/24/andalucia/1377364872.html

 

 

 
Enviar correo electrónico a info@itfuego,com , con preguntas o  comentarios sobre este sitio Web.
Copyright © 2000/ 2014 -itfuego.com- I.T.F - Instituto Tecnológico del Fuego. Todos los derechos reservados