INSTITUTO TECNOLÓGICO DEL FUEGO®

 

 

 

Se presume que explosión se originó por una fuga de gas.
Explosión inicia voraz incendio en el centro de la ciudad – Tampico Mexico

Un total de ocho personas heridas, dos de ellas de gravedad, tres bomberos y un socorrista intoxicados es el saldo de la conflagración.

 
Casi una centena de bomberos tuvo que acudir a controlar el incendio.

Un instante bastó para que el centro de Tampico se colapsara tras suscitarse una explosión dentro de un edificio del primer cuadro de la ciudad la noche de ayer, quemándose por completo una zapatería y afectando a dos boutiques, una agencia aduanal y al legendario edificio del Casino Tampiqueño que a punto estuvo de ser alcanzado por las llamas.

La tragedia se suscitó la noche de ayer domingo, las calles de la zona centro todavía eran parte de las celebraciones por la Semana Santa, carros de ruta y particulares, decenas o tal vez cientos de transeúntes se encontraban en los comercios, en la calle Juárez y sobre todo en la zona peatonal, cuando una ensordecedora detonación se escuchó a varias cuadras a la redonda.

La voz de auxilio se escuchó casi de inmediato, mientras que ocho personas resultaron con heridas diversas, golpes y traumatismo craneoencefálico; tan solo un momento bastó para que la tragedia se hiciera presente como sucedió con el Café Emir en la misma manzana aquella tarde del 9 de marzo del 2000.

Un carro compacto estacionado frente a la zapatería situada en la calle Juárez casi esquina con Díaz Mirón, que quedó convertida en cenizas, amortiguó el fuerte impacto de una mujer que fue lanzada varios metros por la fuerza de la explosión; elementos de la policía Metropolitana fueron los primeros en presentarse y auxiliaron a las personas heridas, mientras llegaban las ambulancias que por todos los caminos arribaron desde Ciudad Madero e incluso Altamira hasta el centro de Tampico.

A los pocos minutos, 42 paramédicos de la Cruz Roja Madero ya habían instalado un hospital ambulante sobre la zona peatonal y los camiones de bomberos ya estaban sofocando las llamas.

El humo negro salía desde todas partes a lo alto del edificio, mientras ardía la zapatería que todavía antes de la explosión estaba atestada de clientes.

Las llamas amenazaban con propagarse hacia el Casino Tampiqueño, pero un muchacho encargado de la vigilancia de una tienda departamental que se encuentra en la planta baja no permitía la entrada a los bomberos.

Los minutos pasaban y la desesperación aumentaba ante la contundente negativa del asustado empleado que no atinaba a hacer nada, ni siquiera por ponerse a salvo ante el riesgo de que la tienda fuera alcanzada por el fuego que no cesaba y a cada momento crecía como si los grandes chorros de agua no le hicieran nada al fuego.

La emergencia fue tal, que mientras unos hacían esfuerzos por apagar el incendio en la zapatería, otros rompieron la puerta de cristal de la lujosa tienda hasta hacerla añicos; a regañadientes el empleado se hizo a un lado, mientras varios bomberos buscaban una entrada alterna al edificio que en uno de sus costados, empezaba a sentir el calor del fuego en sus gruesas paredes de concreto.

La desorganización de las autoridades de Protección Civil era más que evidente y en una entrevista con Milenio Diario de Tampico, el titular Eduardo Zamorano Riestra no pudo dar una explicación sobre el plan de organización, para estos accidentes que son una amenaza a la integridad de la gente que estaba en el primer cuadro.

Desde la esquina de enfrente, el alcalde Fernando Azcárraga observaba el siniestro, en medio de bomberos y paramédicos que iban y venían ante la mirada de otros funcionarios como el Comisionado de la Policía Metropolitana José Luis Gutiérrez y el titular de Tránsito Oscar Ordóñez que permanecían a la expectativa.

Un integrante de la familia Manzur, dijo que para ese momento ya podía considerarse pérdida total las prendas de ropa y zapatos de marcas exclusivas que estaban en la bodega y los aparadores.

A pocos metros aguardaban las ambulancias y los paramédicos, algunos de los cua-les atendían a bomberos que en el cumplimiento de su deber se intoxicaron por la inhalación de humo.

Y debieron pasar casi cuatro horas para controlar la situación y descartar el riesgo de otra explosión dentro del edificio, reviviéndose entre la gente el recuerdo de aquellos trágicos acontecimientos cuando los comercios del centro retumbaron junto con el Café Emir, pero ahora en la calle paralela y posiblemente por una fuga de gas al interior que puso en evidencia la vulnerabilidad a este tipo de accidentes.

Esperaremos peritaje: Azcárraga

El alcalde Fernando Azcárraga López lamentó los acontecimientos, donde una explosión dentro de una zapatería dejó heridas a ocho personas, dos de ellas de gravedad.

El presidente municipal explicó que se trata de eventos que no se pueden predecir y que en todo caso es la capacidad de una respuesta rápida lo más importante para salvar vidas y no permitir que el daño afecte a más personas.

En el lugar del siniestro, Azcárraga dijo que hasta el momento desconocía las causas de la explosión, pues no se sabía a ciencia cierta si al interior del edificio hay líneas de gas en mal estado e hizo el señalamiento de que hasta que se efectuara un peritaje por personal especializado, se darían a conocer las condiciones que propiciaron la detonación que además dejó millones de pesos en daños materiales.

Agradeció la respuesta de los cuerpos de apoyo que participaron en el percance y reiteró, que se habrá de esperar el peritaje de los hechos.

http://www.milenio.com/

 
Enviar correo electrónico a info@itfuego,com , con preguntas o  comentarios sobre este sitio Web.
Copyright © 2000/ 2014 -itfuego.com- I.T.F - Instituto Tecnológico del Fuego. Todos los derechos reservados