INSTITUTO TECNOLÓGICO DEL FUEGO®

 

 

 

Un camión vierte unos doscientos litros de ácido clorhídrico en la gasolinera de Puebla

La rotura de una válvula de la cisterna provocó la fuga del líquido sin que en ningún momento el incidente pusiera en peligro a las personas o el medio ambiente

 

Puebla.- La avería en la válvula de un camión cisterna provocó ayer la fuga de unos doscientos litros de ácido clorhídrico del vehículo de transporte especial, que se encontraba estacionado en la gasolinera de Los Perales -kilómetro 84 de la N-525- en las inmediaciones de Puebla de Sanabria. El vertido de la sustancia comenzó hacia las dos y media de la tarde mientras el conductor del camión, que hacía la ruta desde Pontevedra hasta Miranda de Ebro, estaba comiendo y durante aproximadamente media hora liberó gas sin control hasta que éste abandonó el restaurante y se percató de la avería en la cisterna. Inmediatamente el camionero dio aviso a la Guardia Civil que se personó en el lugar de los hechos, al igual que los bomberos de El Puente y Tábara, dos agentes medioambientales y un técnico de la Confederación Hidrográfica del Duero, además de responsables municipales de Puebla y Cobreros.
El camión, con una carga de 24.000 litros compartimentados en tres depósitos(uno de los cuales de aproximadamente ocho mil litros fue el que sufrió la avería), despedía alrededor de un litro de ácido clorhídrico por minuto sin que en ningún momento corriera peligro la situación, aunque la Guardia Civil acordonó la zona a fin de evitar riesgos.

Foto - La Opinión de Zamora


En seguida una gravera descargó un camión de arena en las inmediaciones de la cisterna para aislar el vertido y los bomberos, equipados convenientemente con equipos de aire comprimido para protegerse de los efectos del ácido clorhídrico, recogieron en cubas de goma el líquido que se fugaba por la válvula y después lo trasladaban a un recipiente con una capacidad de quinientos litros habilitado por el Ayuntamiento de Puebla de Sanabria para evitar el derramamiento de la sustancia. La operación se prolongó hasta que a las siete y media de la tarde llegó otro camión cisterna procedente de Valladolid, lugar de origen de la empresa de transportes, para trasvasar la carga.
El incidente llamó la atención de curiosos, alertados sobre todo por la numerosa presencia de agentes de la Guardia Civil y bomberos, que permanecieron durante toda la tarde en la estación de servicio hasta que se logró trasvasar el ácido clorhídrico a la gabarra y se normalizó la situación.
En el lugar de los hechos estuvieron los alcaldes de Puebla de Sanabria y Cobreros -lo ocurrido pertenece al término municipal de éste último Ayuntamiento-, preocupados por la evolución del vertido. Sin embargo la situación estuvo controlada en todo momento, a pesar de tratarse de una sustancia peligrosa, por ser muy corrosiva y ácida, que provoca irritación y puede dañar los ojos, por eso la Guardia Civil estableció una zona de seguridad mientras los bomberos controlaban el vertido.
Tanto el concejal de Puebla, Andrés Cabanillas, como el alcalde de Cobreros, Angel Amigo, descartaron que el incidente pusiera en riesgo a la población o al medio ambiente, debido precisamente a la rápida actuación de los medios. Amigo puntualizó que no se esperaban incidentes graves ya que «afortunadamente la dirección del viento, que sopla del este, favorece que la población no se vea afectada por la posible inhalación del ácido que es sumamente tóxico». Por su parte Cabanillas aseguró que una vez trasvasado el gas al otro camión, se procedería a limpiar convenientemente la superficie donde inicialmente cayó el ácido, que estaba mezclado con la arena. Se calcula que unos ochenta litros se vertieron al suelo y alrededor de un centenar se depositaron en el recipiente habilitado al efecto.

213.0.95.34/secciones/noticia.jsp  9/10/06

 

Los bomberos que atajaron el vertido carecían de «medidas de seguridad», según UGT

Denuncian que no pudieron acudir a un accidente por no contar con personal

 El sindicato UGT insiste la denuncia del «deterioro» del servicio que prestan los bomberos provinciales por el «precario estado de los parques comarcales». En concreto se refiere el sindicato al trabajo que desempeñaron el pasado viernes los bomberos al controlar el vertido de ácido clorhídrico en la gasolinera de Puebla. Especifica que acudieron «sólo dos bomberos, cuando en cualquier otra parte acudirían como mínimo nueve, perfectamente equipados y con medios de protección». En ese caso «evacuaron el líquido derramado con dos cubos de agua y con los guantes que les prestó el camionero del vehículo que originó el derrame».
Según UGT, los profesionales «carecían de equipos de protección individual, por lo que realizaron el trabajo de una manera lamentable y carentes de las medidas de seguridad necesarias, ni para ellos ni para los ciudadanos».
La operación coincidió con un incendio en el casco histórico de Puebla, «debiendo abandonar la intervención para asistir al incendio, sin camión de extinción, por lo que fueron asistidos por el Parque de Tábara,quedando esa comarca sin cobertura, dado el lamentable estado del Parque de Sanabria». A todo ello se sumó «un accidente de tráfico con heridos graves, que no contó con la presencia de los bomberos por carecer de persona», puntualiza el sindicato UGT en el comunicado hecho público ayer.
A juicio de la organización, «todo este cúmulo de despropósitos viene a demostrar la precariedad del servicio de extinción de incendios y que solamente "con paciencia y buena voluntad", como decía el presidente del Consorcio no se resuelven

  213.0.95.34/secciones/noticia.jsp la opinion

 

 

Enviar correo electrónico a info@itfuego,com , con preguntas o  comentarios sobre este sitio Web.
Copyright © 2000/ 2014 -itfuego.com- I.T.F - Instituto Tecnológico del Fuego. Todos los derechos reservados