INSTITUTO TECNOLÓGICO DEL FUEGO®

 

 

 

Los bomberos temieron que se produjera un incendio químico tras el choque de trenes

 

A falta del informe de investigación definitivo que ha encargado Adif, son numerosas las dudas sobre el choque de trenes que se produjo ayer en Alcalá.

Entre ellas está el indicio del fallo humano como origen del siniestro y los efectos que hubiera tenido el mismo si los vagones cisterna no hubieran ido vacíos.

Aunque ayer no había todavía ninguna versión oficial, oficiosamente ya se manejaba ayer la hipótesis de que el impacto entre los dos trenes se había producido por culpa de una maniobra incorrecta de uno de los maquinistas.

Sin embargo, el dictamen final dependerá del trabajo de indagación que Adif ordenó iniciar inmediatamente después de los hechos. Otro de los interrogantes planteados a raíz del siniestro es a que riesgos estuvieron sometidos los residentes de la zona, ya que los alumnos del colegio público Doctora de Alcalá no acudieron ayer al centro porque el Ayuntamiento suspendió toda actividad lectiva en el centro.

Según explicaron ayer a DIARIO DE ALCALÁ fuentes de Emergencias 112, en un primer momento acudieron al lugar de los hechos dos dotaciones de parque regional de Bomberos de la ciudad complutense. Sin embargo, una vez que se supo que uno de los trenes tenía vagones catalogados como cisternas para mercancías peligrosas, se activó el siguiente nivel de alerta, lo que obligó a enviar a la zona un vehículo especial para el tratamiento de vertidos de sustancias químicas.

También se sumaron al operativo otros cinco vehículos, dos de ellos dotaciones del parque de Bomberos de la Comunidad de Madrid ubicado en la localidad madrileña de Las Rozas.

“Según el etiquetado de los dos vagones cisterna, uno estaba destinado al transporte de disolventes y el otro se utilizaba para el traslado de peróxido de hidrógeno, conocido vulgarmente como agua oxigenada”, señalaron desde Emergencias 112.

Las mismas fuentes señalaron que, “los vecinos no corrieron el riesgo de sufrir por una nube tóxica, ya que ambas sustancias no podían provocarla ni por sí solas ni combinadas. Antes de saber que los contenedores estaban vacíos, nuestro temor era, por el contrario, que se hubiera producido un incendio. El disolvente que es combustible, podría haber ardido si hubiera habido cerca alguna fuente de ignición. El fuego podría haberse extendido por culpa del peróxido de hidrógeno, que es un comburente, es decir, un compuesto que proporciona oxígeno para la combustión”.

Los Bomberos comprobaron al final que las cisternas estaban vacías –la del disolvente estaba sin desgasificar–, pero ninguna de ellas tenía fracturas, fisuras ni derrames.

http://www.diariodealcala.es251107

--------------------------------------------------------------------------------------------------

Enviar correo electrónico a info@itfuego,com , con preguntas o  comentarios sobre este sitio Web.
Copyright © 2000/ 2014 -itfuego.com- I.T.F - Instituto Tecnológico del Fuego. Todos los derechos reservados